El Final

En el estacionamiento subterráneo de un edificio corporativo, dentro de un auto color negro y placas ausentes, nuestra pareja en cuestión mira los minutos pasar frente  a sus ojos o frente a su ventanilla, no dice nada solo observa, quizás reflexionan, quizás piensan, quizás . . . algo, no sabría decir, ellos son completamente independientes de pensamiento, yo solo escribo lo que sucede hoy . . . ella, pelirroja y un tanto desarreglada, su voz aguda se deja escuchar a veces, vista desde su perfil, recuerda mucho a Honey Bunny . . .

Dialogan entre ellos, al parecer discuten, él parece sofocado y a veces susurra para sí mismo, algo ininteligible, su aspecto le da cierto parecido a Mr. Pink, enciende un cigarro, lentamente exhala y la nube de humo se dispersa por todo el auto, ella no dice nada, hace varios minutos que solo mira al frente, sin embargo, no hay mucho que ver, más que una pared de color gris, al parecer detrás de ella hay una escalera, o un elevador, es difícil decirlo, ya que es irrelevante . . . una camioneta pasa por el lugar, va de salida, la conduce un hombre de unos 48 años, algo canoso, voltea hacia al auto negro al pasar, quiere reconocer a sus ocupantes, pero al no poder hacerlo en los 3 segundos que tarda en pasar sigue su camino sin pensar mucho en ello.

Un poco más de cerca y se puede escuchar algo más:

–         Esto esta mal, pero es necesario

–         Lo sé, si no lo fuera, no estuviéramos aquí, ¿no crees?

Ella no contesta nada, solo asiente, cierra los ojos por unos segundos, luego mira nuevamente al frente, él termina su cigarro, arroja la colilla por la ventana, a sus lados no hay autos ocupando lugares, más allá de 3 espacios hay un auto lujoso, parece un Mercedes Benz, aunque también podría ser un BMW, un momento, alguien viene . . .

Empujando un carrito aparece un hombre de la limpieza, mira a su alrededor, ve el auto negro y a sus ocupantes durante 5 segundos, pero no le interesa, se percata de la colilla recién arrojada y con escoba y recogedor en mano se apura a recogerla, luego, sigue empujando su carrito verde, silba, al parecer su trabajo lo hace feliz, o lo hace para animar su alma . . . sin embargo a los ocupantes del auto no les molesta en gran forma la presencia fugaz de tal personaje, siguen mirando al frente, el con su brazo en el volante hace el gesto de mirar hacia arriba, pero, no hay nada que ver más que el techo, mira su reloj y dice que ya es hora, voltea para ver a su acompañante y con una mirada y tono de voz diferente le dice:

–         Bueno, ya estamos aquí, sin poder dar marcha atrás . . . es muy . . . – Carraspea- Eh . . . bueno, algo que siempre, pero, nunca, lo siento, estoy nervioso . . . – Se miran, toma aire y continua –  Bueno, quiero que sepas, que desde que nos conocimos en la escuela, sé que te amo, más que a nadie en el mundo . . .

Ella solo lo observa, por un momento parece que estallará en llanto, pero se contiene, no del todo por que una lagrima se escurre por su mejilla, lleva su mano a la boca:

–         Siempre lo supe, pero tu nunca me lo dijiste, nunca ¿por qué ahora?

–         Bueno, ya sabes lo que dicen: Más vale tarde . . .

–         Que nunca –Completa ella – si, lo sé . . . yo también te amo, desde siempre.

El solo ríe entre labios y asiente . . . su rostro cambia, parece enojado, o triste, a esta distancia es difícil saberlo

–         ¿Estás listo?

–         No, ¿y tu?

–         Tampoco.

–         Entonces, ahora es el momento.

Se acercan, ella llora en silencio, se besan, el lleva su mano izquierda a lo que parece un . . . si, es un celular, oprime unos botones . . .

—————————————————————————————-

Horas despues, aparece la noticia en las pantallas de Television.

La mañana de este jueves el edificio de oficinas ubicado en el distrito de negocios de la ciudad, propiedad de Winnfield Inc. ha sido destruido en medio de una poderosa explosión originada en el interior de su propio estacionamiento subterráneo, los responsables de la explosión son dos personas despedidas hace unas semanas de la empresa, acusados de fraude, así lo demuestran los videos de las cámaras de seguridad del edificio, videos que están grabados en las computadoras centrales del CSC, en ellos se puede ver paso a paso lo que esta pareja hace en los minutos antes de provocar la poderosa explosión, incluso se pueden oír fragmentos de su ultima conversación, sin embargo en ellos no delatan nada de sus planes, al menos así lo han informado las autoridades, quienes hasta el momento no han dado a conocer el audio, solo el video.

Según los expertos, la explosión que causo la destrucción total del edificio al parecer es producto de unos 80 Kg de C4 que se encontraban en la cajuela del auto y que fueron detonados por medio de un teléfono celular, esto ultimo se puede apreciar claramente en el video, es lo ultimo que puede verse de ellos.

Cabe destacar que la explosión causo un fuerte estremecimiento en toda el área, donde aun se están evaluando los daños en edificios cercanos al destruido inmueble.

Los equipos de seguridad y rescate aun trabajan en la búsqueda de sobrevivientes al derrumbe, ya que al momento de la explosión, desafortunadamente en el edificio destruido se encontraban alrededor de 350 personas, hasta el momento sin éxito.

Seguiremos informando en cuanto se genere más información.

Del mismo autor:

Share

11 pensamientos en “El Final”

  1. No sé, no sé cumple con la dinámica pero creo yo que estuvo como que muy gris, le faltó algo para decir, wow, o no sé, algún pico, para mi fue una historia que pasó sin pena ni gloria.

    Pero los personajes los imaginé como el las películas de Perros de Reserva y Pulp Fiction. Y el C4 me hizo pensar en Solid Snake 😀

  2. Se veia venir el final? pues yo no lo vi venir, no me dejo impactada pero ciertamente no esperaba que pasara eso… porque? porque sucedio asi? porque el edificio? porque los corrieron, es algo relacionado con Perros de reserva? como que no entendi.

  3. Nuestro inquisidor de ortografía no ha aparecido, si no, hubiese notado 3 horrores que tenia el escrito y acabo de corregir, sin embargo creo que nadie lo noto . . .

    Acerca del escrito, no, no creo que todas las historias deben tener un Wow! como mencionan ¿por qué? bueno, no lo sé, es mi percepción . . . esta es una historia básica, muy sencilla y que si quieren, pueden interpretar como gusten, ese es el chiste según yo . . . sin embargo, son exigentes, les gusta el wow! en todas las historias, se los debo pa’ la próxima . . .

    Pensé que alguno de ustedes iba a reconocer en el nombre de la empresa a otro personaje pero nada tampoco . . . o al menos no lo mencionaron . . .

    Saludos a todos y gracias por comentar.

  4. Siento que todos los relatos han girado en torno al “nunca es tarde para decir te amo”, creo que no se han explotado vertientes del “mas vale tarde que nunca” diferentes al aspecto romántico, por mucho que cambie el escenario. Pero bueno, tal vez me estoy apresurando, todavía faltamos muchos.

    Ah! y siguen haciendo falta algunos acentos en el escrito… lo siento, a falta del inquisidor, tenía de decirlo :P.

    Saludos!

  5. Debo confesar un placer culpable al leer esta historia. Disfruté el imaginármela pero sí hay que decir que los horrores (lo bueno es que los corregiste eeeeh ¬¬) y la falta de acentos no permiten la buena lectura. Pero me gustó la trama.

    En manos de un mejor redactor quedaría genial.

    No tengo más que decir …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *